Suzuka 2006: cuando la sangre de campeón salta a la vista

Publicado por Herr_FER en el blog El blog de Herr_FER. Vistas: 218

Gran Premio de Japón de 2006, la maravillosa pista de Suzuka; Michael Schumacher y Fernando Alonso están empatados con 116 puntos en la lucha por el campeonato. El español tiene una franca desventaja a falta del desarrollo de los neumáticos Michelin, pues la llantera francesa ya había anunciado su intención de no regresar a la Fórmula 1 la temporada siguiente, el alemán recorta punto por punto en una pelea cerrada donde 25 puntos les separaban en Canadá hasta lograr el empate el China. Dada la racha ascendente y el estado en Renault, parecía un trámite la octava corona del piloto escarlata.

La desgracia acontece en la vuelta 36, la incredulidad inunda el ambiente en los pits y entre los seguidores de Ferrari, el motor del auto del líder del campeonato revienta en las curvas Degner y deja tirado al piloto alemán sin la posibilidad de hacer algo por su causa, la siguiente carrera es la última y sólo el abandonó de Alonso le daría la victoria final.

¿Qué hizó Schumacher cuando llegó a los pits? Saludó, abrazó y agradeció a los mecánicos la oportunidad de manejar un auto que le llevó a lo más alto. Un gesto admirable y pocas veces visto. En realidad no me imagino a cualquier piloto de los actuales cometiendo un gesto similar.

¡

Schumacher, un grande en toda la extensión de la palabra. ¡Forza Schumacher!
Necesitas tener sesión iniciada para dejar un comentario
  1. Este sitio usa cookies. Para continuar usando este sitio, se debe aceptar nuestro uso de cookies.